"Nuestro paso por el mundo debe ser trascender". Moisés Delgado

 - "Nuestro paso por el mundo debe ser trascender". Moisés Delgado

Reseña histórica del grupo de poesía Formas del fuego

190689_1838978969194_2788286_n

Quizás la poesía no hace  sino llevar hasta su  máxima posibilidad diamantina  lo que es una de las  propiedades del lenguaje: nombrar lo ausente, hacer de lo lejano una frágil presencia de signos.

Víctor Bravo

Tal vez, como todas las cosas en el mundo estos seres estaban predestinados a embarcarse en el mismo vagón y nombrar al tiempo poema y nombrar a la vida poesía, tal vez era sólo cuestión de poema para que ellos consiguieran su estación, formas del fuego. Un tanto así nacen todas las cosas y así también en esta suerte de invocación de lo ausente, de lo lejano, de este plexo de las palabras que nacen en cada uno de estos transeúntes innecesarios.

El grupo de poesía Formas del fuego, nació de parto bravo y vive sin dolerle a nadie, como en el poema Manifiesto de Víctor Valera Mora, pues si, después de deambular en las noches trasnochadas de esta ciudad que odia a sus hijos pródigos, de esta ciudad de colmillos apretados y que aún así, ama en forma de pregunta. Bajo esta sucesión de eventos se andaban buscando para encontrarse un 29 de noviembre de 2005, y dar comienzo a una andanada de noches de poemas, frases sueltas y de mesas con botellas a medio andar, en suma, vivir.

Es la búsqueda incesante de un grupo de jóvenes por verter esos jirones que van quedando explayados en el universo de lo hallado, en el nombrar de las cosas, en la luz colgada en una sonrisa, en la muerte que llega el último domingo de mes, en la muchacha de blusa a raya con signo lejano, en los abuelos que se diluyen ocre en la plaza.

Formas del fuego busca la conjunción de los matices que cada uno de sus miembros envela sobre el papel con el nombre de poema y esto no es más, que la visión, que el equipaje, que la reflexión-tiempo de cada uno de ellos.

Este resumen histórico tiene muy poco de ello, es más un capitulo de lo continuo e individual- colectivo del proceso creativo de quienes se amalgaman por la calle de la poética, conformando ese tránsito unidireccional, esa ventana abierta donde cabe el mundo, donde late la palabra dura de roer y que se entrelaza con la metamorfosis de lo que no ves, de lo ausente-presente.

Formas del fuego se constituye como grupo a raíz del influjo creador de quienes hacen vida como miembros de él, y para canalízalo se utiliza la metodología de los talleres literarios formales o académicos, es por esta razón y algunas otras, que las formas del fuego son más que un conjuntos de personas que comparte una actividad, va más allá del disfrute de la palabra.

Existe un alto nivel crítico, de construcción y desconstrucción del proceso creativo, una visión y estudio agudo de las diversas tendencias literarias universales y aunado a ello el análisis conspicuo del quehacer poético venezolano.

Héctor Soto

 
Categoría: Poesía

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Tu eres el visitante Nºcontador de visitas